A  unos 30 kilómetros de la frontera entre España y Francia se encuentra Colliure, una pintoresca localidad francesa en el sur de Languedoc-Rosellón. Su magnífico enclave frente al Mediterráneo y junto a la montaña, la ha convertido en un lugar de inspiración para grandes artistas. Allí pasó sus últimos días el poeta Antonio Machado y se inspiraron pintores como Matisse, André Derain o Picasso. El rico patrimonio histórico que conserva entre sus calles, el puerto marinero, sus coloridas fachadas y su reconocida tradición gastronómica la hacen un destino perfecto para pasar un fin de semana inolvidable.

Y para que puedas disfrutarlo al máximo, te proponemos las 5 mejores visitas en Colliure. ¡No te las pierdas!

1-  El Castillo Real de Colliure

Esta fortaleza a orillas del mar fue residencia de los reyes de Mallorca en el siglo XIII, aunque la construcción originaria data del siglo VII en el que se erigía como un castillo visigodo. Más tarde fue lugar de descanso de otras familias reales y en 1939 llegó a servir como prisión  para militares de la guerra civil española. Situado en un lugar estratégico de la costa Bermeja y sumergido en leyendas de templarios, está catalogado como Monumento Nacional y desde sus torres ofrece preciosas vistas de la ciudad.

2- Iglesia de Notre Dame des Anges

A pocos metros del castillo se encuentra este emblemático templo del siglo XVII, cuya torre redonda es el símbolo de la localidad. Aunque actualmente es su campanario, fue en su momento un faro medieval que ayudaba a los barcos a entrar en el puerto. En el interior se puede contemplar el retablo de estilo barroco del escultor catalán Josep Sunyer. Y desde la plaza de la iglesia hay  una buena panorámica del barrio de Mouré, nuestra siguiente parada.

3- El barrio de Mouré

Nada tan encantador como  perderse por las callejuelas de este antiguo barrio de pescadores, con sus fachadas de colores adornadas por las plantas que rebozan de sus macetas. Es un lugar muy frecuentado para comer en sus populares restaurantes, donde se degustan los productos más típicos del lugar, como los mejillones y sus celebradas anchoas. Además, justo en lo más alto del barrio se encuentra el Fuerte Mirador, que ofrece siempre hermosas vistas sobre el mar.

4- La capilla de San Vicente

Esta sencilla capilla de principios del siglo XVIII fue construida sobre una roca  para acoger las reliquias de San Vicente, el patrón de Colliure. Se accede a través de un camino que une esta pequeña isla con tierra firme.  Una cruz con un Cristo mirando al mar preside este emplazamiento mágico. Desde la capilla hay un paseo muy bonito que llega hasta el nuevo faro, donde se puede disfrutar de una magnífica panorámica de las playas, el castillo y la iglesia.

5- El arte presente en la localidad

El movimiento pictórico del Fauvismo tiene tal conexión con Colliure que se ha creado una ruta que recibe el nombre de esta corriente artística. A lo largo de ella están dispuestos una serie de mosaicos representativos de los cuadros que se pintaron en cada punto. Además, numerosas galerías de arte inundan las calles de la “ciudad de los pintores”. Y para los amantes de la poesía es imprescindible la visita a la tumba de Antonio Machado, siempre adornada de flores y donde se pueden dejar mensajes en un buzón dispuesto para ello. Sin duda, una forma original de despedirse de la ciudad.

Mis à jour le

Précédent : BUSSEIX EN EL MAR | Suivant : Reserva africana de Sigean