Este pequeño pueblo de Gerona (Girona, en catalán) es el lugar ideal para pasar unas vacaciones en plena naturaleza y lejos de las aglomeraciones. En sus alrededores, podrás encontrar monumentos de todo tipo y de todas las épocas de la historia de la región. Además, está cerca de muchos lugares de interés, ya sea la capital de la provincia, Girona, o incluso la playa, a unos 20 minutos de distancia en coche. Pero veamos más en detalle qué nos ofrecen Espolla y su entorno.

que ver en espolla

Dolmenes

Para los amantes de la historia y la arqueología, la zona está repleta de dólmenes que merecen la pena ser visitados. Si viajas con niños, puedes ir a tiro hecho y ver, por ejemplo, el dolmen de Cabana Arqueta, o también te puedes apuntar a un itinerario megalítico desde Estanys de La Jonquera. Una excursión por la naturaleza montañosa de la región para descubrir sus orígenes.

Castillos

Saltando unos cuantos siglos hacia delante, encontramos también algunos castillos, como el Castell de Requesens o el de Peralada, a menos de 10 kilómetros de Espolla. Ambos están perfectamente conservados, incluso han servido de decorados para algunas películas. Y aprovechando el paseo a Peralada, puedes visitar algunas de las bodegas de vino y cava de la región.

Museos y naturaleza

Puedes aprovechar que Figueras está a unos 20 minutos en coche de Espolla y visitar el famoso Museo Dalí y ver algunas de sus obras surrealistas más conocidas. Toda una experiencia para desarrollar la imaginación y la creatividad. Si lo que te gusta es la naturaleza, no dudes en pasear por el Parque natural dels Aiguamolls de l’Empordá, que ofrece varias rutas de senderismo y una flora y una fauna singulares. Ideal también si te gusta la fotografía de naturaleza.

Barrio judio de Girona

Y cómo no, Girona capital. Esta ciudad de origen medieval y coloridas casas es tan desconocida como interesante. Tiene el barrio judío mejor conservado de Europa y fue la segunda ciudad española en obtener el Premio de Europa. Si quieres visitar el casco antiguo y conocer mejor la cultura judía, Girona es sin duda el punto de partida. En su momento fue uno de los lugares más poblados del país y actualmente, mantiene su trazado original intacto. En este caso, si lo que te gusta es la fotografía urbana, Girona tiene lugares peculiares y diferentes para inmortalizar con tu cámara.

De vuelta a Espolla, puedes descansar o aprovechar para ir a algunas de las playas cercanas, en particular Colera y sus alrededores, bañarte en la Playa de Garbet o en la de Grifeu.

En definitiva, Espolla es un destino original y tranquilo, pero lleno de posibilidades. La mejor forma de conocer Cataluña de otra manera.

Mis à jour le

Précédent : Qué ver y hacer en Figueras | Suivant : Playa naturista del Bocal de Tech, Francia